Cómo es un zapato para plantilla ortopédica

 

El zapato para plantilla ortopédica, se caracteriza con respecto al zapato convencional, por tener mayor altura en todo su contorno, lo cual comprende las zonas laterales, la parte delantera, que es la puntera, el contrafuerte, que es la zona del talón, y una mayor anchura en la suela, por donde pisamos, y su cara opuesta, la entresuela, lugar donde reposará la plantilla, todo ello procurará el espacio necesario para encajar la plantilla, dado que el zapato tendrá más profundidad y anchura.

 

El tipo de zapato a calzarse vendrá determinado por como sea el pie, si es más bien ancho, o delgado, si tiene los dedos deformados, si el empeine es alto o bajo, etc, y por la dolencia que este padezca, la plantilla será más gruesa de una zona u otra, así como más o menos ancha. Actualmente, la tendencia en el calzado, incluso en el de vestir, es de zapatos más bien anchos, con la punta espaciosa y alta, empeines altos, cordones, velcros, por ello, un zapato para plantillas en la actualidad, no desentona con el resto de artículos que hay en el mercado. Los fabricantes para plantillas, cuidan mucho sus creaciones, pero sin perder la premisa de la comodidad.